Que se pare el mundo

¿Alguna vez has pensado: “Paren el mundo, me quiero bajar”?

Yo si… y me doy cuenta de que entre más “crezco”, más lo pienso! Me ganan la prisa, la rutina, los pendientes… Hay días en los que no me dan las 24 horas para todo lo que tengo que hacer. Aún tengo pendiente mi post del cumpleaños 35. Ya voy para los 35 y un mes y aún no tengo tiempo de recopilar todo lo que este cumpleaños me ha hecho pensar…

Pero me estoy desviando.

Hace unas semanas tuve que viajar por trabajo de la Ciudad de México a Acapulco. Por circunstancias de la vida y los presupuestos, me fui en coche, lo cual significa 4 horas de carretera de ida y 4 más de regreso, el mismo día.

A la ida dormí todo el camino. Sobre todo porque salimos a las 4 de la mañana y a esa hora no hay quien reaccione (mucho menos yo). Pero al regreso, como es mi costumbre, no hubo forma de quedarme dormida. Durante un buen rato, dediqué el tiempo a una plática deliciosa con una de mis amigas que iba en el viaje. Cuando ella se quedó dormida, yo me puse a pensar en un millón de pendientes del trabajo, de la casa, cómo estarían mis hijas, tengo que comprar acondicionador… y en algún momento, hice conciencia: “tengo por lo menos dos horas de paisajes y silencio por delante.” Dejé los pendientes, cerré los ojos y escuché el sonido de la carretera, tomé fotos del paisaje, hice notas para este post y me di cuenta de que hay muchos momentos en los que si se para el mundo.

Se para el mundo cuando, por ejemplo, puedo platicar dos horas seguidas con mi amiga en el coche! Se para cuando paso un ratito observando a mis hijas jugar. Y cuando a veces, las abrazo y ellas me dan un beso. Y cuando me meto a la regadera y, por un momento, siento el agua calientita. Hasta en la oficina el mundo se para de pronto con la primera taza de café en la mañana. O al arrullar a mis bebés, al pasar ese ratito con cada una y sentirlas cómo se van quedando dormidas. O cuando me siento con mi esposo a comer una cenita rica que preparé con mucho antojo. Y cuando llega uno de mis momentos favoritos de siempre y me acuesto a dormir, me abrazo a mi esposo y pasamos unos minutos así, abrazados, antes de dormirnos.

Tal vez no sea el mundo el que se detenga, sino yo. Y qué rico es hacer conciencia a veces de esos minutitos en los que me doy permiso de bajar la marcha, disfrutar y valorar todas las bendiciones que tengo y esta maravillosa vida que estoy viviendo.

#cadenaderetos – La Espiritualidad en Fotos

Voy tarde, como siempre, pero para celebrar el aniversario de Soy la mamá de Nico, me encantó participar en su cadena de retos, en la que nos ha pedido intercambiar temas para reflejarlos en fotos.

La hermosa La Morada de Nieves me asignó el tema Espiritualidad. Debo confesar que al principio me dieron un poco de nervios porque la espiritualidad es tan “abstracta” y personal, que pensé que no sería fácil retratarla. Pero entonces me llego la inspiración…

La espiritualidad es mu íntima y personal; es nuestra manera de conectar con lo que creemos, sea lo que sea. Se ha relacionado mucho con la religión, porque es una de las maneras para conectar con nuestro espíritu, pero creo que no es la única. El contacto con la naturaleza, por ejemplo es uno de los caminos más directos y hermosos para tocar nuestra espiritualidad.

Así que aquí van mis 14 fotos, tomadas por mi y que representan Espiritualidad. Verán muchas de mi luna de miel en Asia, en países como Indonesia y Tailandia, en donde me he sentido muy muy cerca de este sentimiento de espiritualidad. Por supuesto, no pueden faltar mis hijas, que son quienes más me han acercado a reencontrarme conmigo misma y mi espíritu.

Gracias a La Morada de Nieves por este hermoso tema, gracias a Tania por este reto que nos da la oportunidad de ver las cosas desde otro punto de vista y gracias a Mami También Sabe, quien aceptó mi reto y retrató de manera hermosa el tema “ilusión”. No se lo pierdan!

Miércoles Mudo – Un año

Imagen

IMG_3485[2]

Andrea & Mamá – 16.09.12

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

16.09.13 15:20 horas – ¡Feliz cumpleaños, Andrea!

El momento en el que naciste lo viví como entre una nube… y contuve la respiración hasta que te escuché llorar fuerte y claro. Después de unos minutos que se me hicieron eternos, te trajeron, envuelta en tu sabanita, con un gorrito que te quedaba grande y te vi por primera vez, con los ojos bien abiertos y mirándome. Ese fue el momento en que aprendí lo que en realidad es el amor a primera vista.

Eres mi primogénita; la hermana mayor por dos minutos… y desde el primer momento supe que si alguna vez hubiera dibujado cómo me imaginaba una hija mía, te hubiera descrito a ti. Amo que seas igualita a mi… con los mismos ojos y cejas, con el pelo chino que algún día, seguramente, querrás alaciarte, y con el mismo llanto tan profundo que nace por cualquier cosa y se calma con una caricia y un abrazo.

No te gusta comer rápido; lo comprobé desde que las primeras semanas tardábamos 45 minutos en un biberón de 2 onzas. Pero te encanta dormir… como a mi! Muchas veces me quedé contigo en brazos, en la madrugada, cuando ya te habías quedado dormida, solo para verte dormir con tanta paz y con cara de ángel. Es un regalo ver el momento en que te quedas dormida y los ojos se te van cerrando hasta que sueltas un suspiro profundo… y listo. Ese momento tiene el poder de hacerme llorar de emoción hasta el día de hoy.

No tienes miedo a nada y eso me llena de alegría. Hoy con un añito de edad eres una experta en gatear y levantarte para quedarte parada, observando todo a tu alrededor con los ojos de inocencia más hermosos que hay. Desde que naciste tienes una mirada profunda y de análisis… como si quisieras penetrar en la esencia de todo lo que te rodea.

Es increíble entrar a tu cuarto y encontrarte parada en la cuna, sonriendo. Me llenas el corazón al llegar de la oficina y que me recibas con los bracitos extendidos y una risa de emoción. Perdóname por las veces que he tenido que hacerte esperar cuando me necesitas y por los días en que algo me detiene para llegar por ti… Solo quiero que sepas que cada minuto de mi día estoy pensando en ti y trabajando para que nunca te falte nada.

Gracias por haberme elegido como tu mamá y por haber llegado de la mano de tu hermana. Me has hecho saber que los sueños si se hacen realidad y desde antes de concebirte, me has ayudado a superar mis miedos y a querer ser una mejor persona para ti. Gracias por tu ternura, tu inocencia y tu inteligencia.

Espero que este año haya sido para ti el inicio de una vida de alegría y bendiciones; que así como has crecido en este tiempo, sigas creciendo por fuera y por dentro. Lo único que puedo pedirle a Diosito es que sepas que te amo profundamente, que me permita estar contigo en esta vida que inicias y ayudarte a ser la mejor mujer. Espero que un día esta carta la leamos juntas, cuando puedas entender por completo lo importante que es para mi escribirla hoy.

Feliz cumpleaños, mi princesa. Te amo con todo mi corazón.

Mamá.

Lo que no escribo en el blog

Cuando uno inicia esta aventura de escribir regularmente, el chip cerebral cambia y se pone en modo “desarrollo de temas”; casi cualquier cosa puede ser fuente de inspiración… Si a eso le agregamos un par de bebés sanas, hermosas, sonrientes y llenas de energía, el cerebro gira demasiado rápido y uno quisiera tener conectado el teclado a los pensamientos.

Los momentos cotidianos son siempre temas que pueden escalar y convertirse en posts. Sé que empecé a pensar en modo bloggera cuando estoy redactando la idea en mi cabeza y pensando en la foto que irá acompañando el texto y el texto que podría acompañar a la foto, todo mientras me estoy bañando o empacando la pañalera.

Sin embargo, hay muchos, muchísimos momentos que aún guardo solo para mi. En especial por la noche, cuando paso un ratito a solas con cada una de mis hijas, con la luz apagada, música suave de fondo y mirándolas tomar su leche y quedarse dormidas. Sus miradas, sus gestos y esa sensación de quietud y de paz no podría describirla con palabras, porque se quedarían muy cortas, así que se queda entre ellas y yo, creando un lazo silencioso pero tan fuerte que espero que para ellas dure toda la vida, como sé que durará para mi. Para eso no necesito del blog…

Del otro lado de la puerta

Un recuerdo que tengo muy presente de cuando era niña es del momento en que mis papás nos acostaban a mi hermana y a mi, nos daban la bendición, un beso, apagaban la luz y salían del cuarto.

Me acuerdo perfecto de la sensación de las sábanas, del cuarto oscuro y de la luz y los sonidos que se metían del pasillo por debajo de la puerta. A lo lejos, si me quedaba muy callada, podía escuchar la televisión en el cuarto de mis papás con el noticiero.

Lo que recuerdo es que antes de quedarme dormida, mientras escuchaba a mis papás cerrar la puerta con cuidado y bajar las escaleras, es que pensaba qué harían ellos, los “adultos” cuando se quedaban despiertos y yo ya me tenía que ir a dormir. Muchas veces lo que había en la televisión era una telenovela de la noche, de las que no eran para niños; o una reunión, con la música, las voces y la sensación que daba al ambiente el humo de cigarro, porque aún se usaba fumar adentro en esos tiempos…

Hace unas semanas, estaba acostando a mis hijas como todas las noches. Se quedaron dormidas, las tapé, les di un beso, la bendición y salí de puntitas, cerrando la puerta detrás de mí y dejándolas en su cuarto calientito, oscuro y con aroma a bebé. Y me quedé en la puerta, escuchando si no se había despertado alguna de ellas.

En ese momento, me di cuenta de que ahora estaba del otro lado de la puerta. Y me cayó encima una serie de sentimientos encontrados… Me dio nostalgia por la niñez que ya no va a volver, por la casa de mis papás, el cuarto compartido con mi hermana y esa sensación del final del día cuando mi mamá cerraba la puerta. Y me dio alegría de ser ahora yo la mamá de estos dos angelitos que confían en mi y a las que puedo darles la misma seguridad. Y qué nervios pensar que soy responsable de ellas y que dependen de mi para crecer y ser mujeres de bien.

Sobre todo, me di cuenta de lo que hacen los “adultos” al cerrar la puerta y dejar a sus más grandes tesoros adentro… Ahora sé que tal vez mi mamá se paraba afuera un segundo para asegurarse de que nadie se hubiera despertado, y que tal vez se sentaba a tomar un último trago de café de la cena con mi papá, a “ver” la telenovela o el noticiero mientras recogían trastes, hacían loncheras y se arrastraban a dormir. De niña quería quedarme despierta con los adultos y ahora sé que lo que quieren los adultos es dormir como niños.

Del otro lado de la puerta hay muchos sueños, mucha responsabilidad y muchos nervios de todo… de dinero, de tiempo que quisiéramos pasar en casa, de las vacaciones que queremos darles, de la educación que queremos para ellas.

Este lado de la puerta tiene retos enormes, pero también satisfacciones increíbles, como volver a abrirla por la mañana y ver a mis bebés paradas en sus cunas, sonriéndome. Y ahí sé que lo estoy haciendo bien.

Puerta

Blogger del Mes: Julio

Lo que es que este premio mensual hace que me sorprenda siempre de lo rápido que está pasando este año… Y hay muchos blogs que voy conociendo y que me van llenando de mil momentos maravillosos; pero este mes, debo reconocer que me quedo con alguien que me ha regalado algo tan valioso como lo es darme cuenta de las cosas que ahora veo con diferente punto de vista…

La Maternidad de la A a la Z me ha traído una nueva forma de ver muchas cosas y ahora ya me fijo en todo para ver si esa letra ya la tengo completa en el diccionario que voy armando en los pocos momentos que tengo disponibles…

Como lo habrán adivinado ya, mi blogger del mes es:

055ctnf322jovnlvp289c4opsj3dw40q

Trimadre a los 30

No sé si ella misma de se cuenta de la relevancia de lo que inició, pero le agradezco por ello.

Además, tiene una forma de escribir impecable, que muchas veces raya en la poesía y si no me creen, lean Yo, filósofa y descubran todas las facetas que tiene esta jovencita madre de 3…

No me extiendo más, para que puedan ir y conocerla (quienes aún no han tenido ese gusto). Lo último que le digo es: gracias por darnos todo de ti en cada post, por hacernos reir y llorar de emoción y hacernos reflexionar. Eres de esas personas por las que uno ve que vale la pena meterse en el mundo bloggero.

Besos a todas, nos vemos en Agosto!

-Blogger del Mes- es una mezcla entre un Blog Hop y un Premio Bloguero iniciado por Tania S. °•. °•.soy la mamá de nico°•. °•. y participar es muy fácil, solo debes escoger a tu blogger favorit@ y publicar el último de día de cada mes un post en el que muestres el logo del premio y nos cuentes porque lo has elegido. Participa y seguramente un día tu serás -Blogger del Mes-. Para conocer las reglas de este premio da click aquí.