La Vida profesional después de ser mamá

En cada plática que tengo con mamás de “mi generación” hay la misma pregunta: ¿cómo poder conciliar las necesidades de mis hijos y mi familia, con un trabajo que sea satisfactorio y bien remunerado?

Claramente, no hay muchas respuestas a la mano; por lo menos yo aún no las encuentro.

A un año de mi salida del mundo laboral “formal”, he tenido muchas experiencias fuera de él, explorando las habilidades que tengo y que no había puesto en práctica. Más de 11 años trabajando siempre y teniendo claro lo que debía hacer cada día, teniendo mi agenda, mi cuaderno de pendientes y mi cheque cada quincena, hicieron que yo me instalara en esa “zona cómoda” de la que un 29 de abril me caí.

Desde que nacieron mis hijas, obviamente las prioridades en el trabajo cambiaron. Yo amaba mi trabajo, pero me vivía dividida entre los pendientes de la oficina, los pendientes de mi casa y querer pasar tiempo con las niñas. Pero la zona seguía siendo cómoda, porque la seguridad de un sueldo y de que mis hijas estaban felices y seguras con mi mamá, así lo hacían.

Ahora que han pasado los meses y han venido y se han ido muchas entrevistas, citas, reuniones, propuestas de trabajo formal y freelance, me doy cuenta de que la Zona Cómoda es una ilusión. Es muy, muy difícil equilibrar la vida laboral con la vida de mamá.

Alguna vez lo platiqué con mi esposo: las mujeres nos vemos orilladas a tomar decisiones que los hombres pocas veces tienen que plantearse siquiera. Por favor: esto no es un tema feminista. Es una realidad; en especial en México y los países de Latinoamérica. Es cierto que la situación económica hace que se requieran dos salarios para vivir y dar a los hijos lo que queremos darles, pero también es cierto que quienes tenemos que malabarear las opciones entre el trabajo y los hijos somos las mujeres. Es así hasta por nuestra propia naturaleza, o por lo menos a mi me pasa así, incluso teniendo un gran compañero y apoyo en mi esposo.

En estas decisiones que debemos tomar está el continuar creciendo como profesionales o criar (de manera personal)  a nuestra familia. Las condiciones de trabajo y las expectativas que hay de los cargos gerenciales y directivos en las empresas (que es a lo que yo aspiraría) son incompatibles con la crianza de los niños.

Así que hay que renunciar. O renuncias a estar presente en la crianza diaria de tus hijos, o renuncias a tener un cargo importante en una empresa. ¿Alguien ha pensado en que una Directora de Comunicación pudiera trabajar medio tiempo o desde su casa? No que yo sepa… Y me queda claro que esto ni siquiera es por capacidad (conozco a muchísimas personas que serían mil veces más productivas sin tener que pasar horas en el tráfico, por ejemplo), sino porque estos esquemas de trabajo no se adecuan a lo establecido hace muchos años: hay que estar en una oficina y trabajar hasta las 10 de la noche para demostrar tu “compromiso”.

¿Cuál es la siguiente opción? Trabajos de medios tiempo o freelance. Y hay que renunciar a un salario realmente justo, a prestaciones y remuneraciones atractivas. Porque el medio tiempo se paga por tiempo, no por resultados (aunque yo probablemente podría hacer el doble de lo que haría sentada en una oficina) y el freelance no paga por talento, sino como “externo”. Y entonces vuelves a lo mismo: necesitas trabajar para tener dinero y mantener a la familia; pero para tener suficiente, hay que dejar a la familia a cargo de alguien más.

Conozco una maravillosa mamá con una historia increíble de éxito en su negocio propio y que además comparte su descubrimiento con otras mamás en la misma situación. Un día la voy a entrevistar para contar aquí ese ejemplo. Yo de grande quiero ser como ella. Tengo que quitarme el miedo a emprender y encontrar qué es lo que me dará lo que necesito en tiempo para mis hijas, que son lo más importante, en satisfacción, que es lo que me hará tener éxito y en dinero, que para eso trabajamos todos.

Todavía no encuentro cuál es el camino que sigue la vida profesional después de ser mamá. Hay muchas anécdotas en este camino que ya iré relatando en otros posts. Lo que sé es que lo voy a resolver… ¡si es que antes no me como todas las uñas y me quedo pelona de nervios!

#36años #36datos

Hace una semana cumplí 36 años… Para celebrar tan importante acontecimiento, que me manda del otro lado de la frontera de los “mid-thirties” y me pone un paso más cerca de los cuarenta, lo mejor que se me ocurrió es compartir 36 datos triviales: las primeras 36 cosas que se me ocurrieron sobre mí misma. Son cosas de todos los días, sin orden específico y muchas de ellas bastante irrelevantes…

¡Así quien me lee, me conoce un poquito más! 😀

1. Nací un lunes, a las 17:25 horas
2. He tenido la misma almohada desde que me acuerdo y la amo con pasión
3. Podría vivir comiendo sushi
4. Soy fanática de los masajes de relajación
5. No soporto la política
6. Soy adicta al café, al chocolate y a las papas con Valentina
7. Me encanta el cine… Soy Chick-flick lover
8. Lloro en todas las bodas, aunque ni conozca a los novios
9. Me encanta planear fiestas y reuniones
10. Amo cocinar. Y comer.
11. Soy amante de las sobremesas
12. La persona que más admiro en el mundo es mi mamá
13. Mi vacación ideal incluía un camastro, una sombra y libro
14. Mi vacación ideal incluye playeras UVFree, alberca y las risas de mis hijas
15. Me encanta leer
16. Lo que más miedo me da es la muerte de mis seres queridos
17. Yo diseñé mi vestido de novia
18. Tres ciudades que me encantan: Buenos Aires, Barcelona y el DF
19. Me regresaría mañana mismo a vivir a Madrid
20. Mi color favorito es el rojo
21. Todas las noches antes de dormir, rezo el Angel de mi Guarda
22. El desorden me pone de malas y me desconcentra
23. No soporto a la gente impuntual e informal
24. Alguna vez pensé en ser piloto, como mi papá
25. Una vez participé en un concurso de Spelling Bee… Quedé en séptimo lugar y mi premio fue un diccionario. Neta.
26. Soy alérgica al sol.
27. No me gustan mis pies.
28. Lo que más me gusta de mi es mi pelo y mis ojos.
29. Le tengo miedo a las abejas.
30. Soy pésima para levantarme temprano.
31. No me gusta el ejercicio.
32. Me encanta manejar. Odio el tráfico.
33. Soy cantante frustrada…por eso amo el karaoke.
34. Viví con dolor de cabeza crónico durante 17 años.
35. Me encanta la música, pero no soporto usar audífonos.
36. Me choca tener frío.

De aniversario y propósitos

Hace unos días este espacio cumplió dos años y se ha vuelto una tradición personal el que mi post de aniversario incluya mis propósitos de año nuevo. Aunque ya vamos por el primer tercio del mes, aún estoy a tiempo, ¿no?

2015El 2014 fue un año de muchísimos cambios y aprendizajes en lo que se refiere a mi blog. En parte, le debo mi aprendizaje a BabyCenter, que con cada post me ayuda a crecer y aprender. Parece increíble, allá publico tres veces a la semana (desde ahora no se pierdan mis posts los martes, jueves y domingos) pero el haber cambiado el trabajo en la oficina por el de estar en mi casa con mis hijas, me da muchísimo menos tiempo para publicar en el blog personal. Tengo mil temas pendientes en lista de espera (mi manía por las listas se ha hecho legendaria) y cada vez se me ocurren nuevos temas que después no he podido desarrollar. Así que el primer propósito natural sería: “postear más en mi blog”. No puedo decir que será una promesa, pero lo tendré presente en cada tiempo “libre” que tenga.

Quiero hacer caso a las lecciones de mi vida y el segundo propósito es: “controlar menos”. Qué difícil… Esto no sé ni cómo lo voy a llevar a cabo, pero es importante para mi y mi salud mental. No tengo control del tiempo, de lo que hacen o no hacen los demás, de las circunstancias a mi alrededor… Así que voy a FLUIR y cada vez que me estrese porque las cosas no están saliendo como yo quiero, tomaré aire, lo soltaré y me preguntaré si es en realidad algo por lo que valga la pena agobiarme. Estoy segura de que el 90% de las veces, la respuesta será “no”.

2015 inicia con muchísimos proyectos a los que otras amigas blogueras me han invitado. Este es mi tercer propósito: “Implementar el proyecto profesionalización”. Aún no puedo dar tantos detalles, pero me da mucha ilusión el empezar estos planes, darles forma y llevarlos a cabo. Ya iremos viendo cómo se transforman en realidad. Parte de esto mismo será migrar este espacio a un host propio, darle más vida al fanpage de Facebook y hacer lo necesario para dar nuevos pasos en este mundo blogueril.

Este año tengo que volver al mundo corporativo y encontrar un trabajo fijo y que me devuelva la tranquilidad económica. Sé que eso significa sacrificar muchas cosas, pero el fin es por un bien mayor, así que ¡fuera culpas y a abrir la energía del trabajo!

Otro propósito que va en relación al anterior: “Voy a ahorrar”. Es un hábito que aprendí de mi papá y que por “angas o mangas” he tenido que dejar. Creo en el poder del ahorro y he comprobado su eficacia, así que… ¡así sea! Que con eso se empiecen a poner los cimientos de todo lo que quiero darles a mis hijas.

Este año voy a mantener el estilo de vida que empecé hace unos meses y que me han devuelto una Paola de hace 10 kilos. Esa decisión está solo en mi y ahora sé que tengo la fuerza de voluntad que siempre dije que no tenía. Así que menos azúcar y más ejercicio… (zaz, ya lo escribí; qué miedo)

Quiero volver a tener espacios, por pequeños o sencillos que sean, para mi. Y uno que extraño es la lectura. Propósito: “voy a volver a leer”. De hecho, este ya lo empecé y estoy a la mitad de mi primer libro del año. Unas páginas cada noche que me relajen y me regresen a ese mundo maravilloso de los libros. Quien quiera recomendarme algún título que valga la pena, ¡bienvenido!

foto 2Y los demás propósitos van de la mano de un menos control y un mayor disfrute de cada momento. Quiero reírme más, enojarme menos, aprovechar la increíble edad en la que están mis hijas y atascarme de todo el amor que tienen para dar; quiero abrazar más a mi esposo y platicar más con él de todo lo que pasa en nuestros días, nuestros planes y fantasías. Quiero regalarme espacios con mis amigas, con mis papás, mi hermana y todas las personas importantes en mi vida.

Quiero hacer de 2015 un año de alegría, de mucha salud, de entusiasmo, de ilusión, de proyectos completados, de proyectos iniciados y de abrirme a las posibilidades. Siempre llegan, sólo hay que recibirlas.

Enseñar a nuestros hijos a ahorrar

Hace unos días tuve la alegría de ser invitada a mi primer evento como “mamá bloguera”. Es toda una experiencia estar del otro lado del evento y recibir tanta buena información, un lindo ambiente y hermosa compañía pensada para halagarte. Yo sé, por experiencia propia, lo que significa para las marcas y agencias el pensar, planear y ejecutar estos eventos, así que los valoro mucho y agradezco muchísimo a Principal Financial Group, a FleishmannHillard y en especial a Lu Serrano por pensar en mí y regalarme una mañana de información super interesante, divertida y útil.

Resulta que Principal Financial Group se asoció con el Museo Interactivo de Economía (que si no lo conocen y vienen a la Ciudad de México se los recomiendo muchísimo) en la creación de “Viaje en el Tiempo”, un juego que ayuda en la educación de los niños en la importancia del ahorro.

Viaje en el tiempo

Me encantó que una empresa financiera volteé a ver la relevancia de la educación desde niños en la cultura del ahorro y de la importancia del papel de nosotras como mamás en inculcar esa cultura en nuestros hijos, desde pequeños.

El juego es muy divertido, utiliza tablets con personajes a quienes acompañamos desde la infancia hasta su retiro. En el camino, el avatar va cambiando físicamente y tomando decisiones sobre temas económicos acordes a su edad, poniéndose metas que puede o no cumplir, dependiendo de esas decisiones que hace. Al final, el objetivo es llegar a la casilla de “Buen Retiro” y entender que lo que uno hace hoy, afecta a cómo vivirá en el futuro.

Me pareció una forma divertida, dinámica y muy clara de explicar un tema tan complejo como el manejo de las finanzas personales y sinceramente creo que muchos niños y familias se verán beneficiados por esta iniciativa. La información que presenta sobre cómo hablar a los niños sobre dinero es muy sencilla e interesante. Hay que hablar con los niños sobre el valor de dinero, darles una mesada o “domingo” y ayudarles a entender cómo utilizarlo para obtener cosas (más chicas o más grandes) que ellos quieran.

Si visitas o vives en la Ciudad de México, tienes hasta finales de julio para visitar el MIDE y jugar en un tablero de tamaño gigante, en donde la “ficha” eres tú… El juego está ideal para niños mayores de los 10 u 11 años y los papás se van a divertir igual; pero lo más importante es que con esto, las familias haremos conciencia de lo importante que es inculcar en nuestros hijos la importancia del ahorro y el manejo de la economía personal.

Viaje en el tiempo.JPG

Yo me reflejé muchísimo en el tema e incluso comenté con las demás mamás que mi papá siempre me inculcó, desde niña, que el 10% de cualquier ingreso que obtuviera, debía ser ahorrado. Así fue como él logró construir su casa y con ese ejemplo, mi esposo y yo iniciamos nuestro ahorro antes de casarnos y nos permitió comprar nuestros muebles y pagar la luna de miel sin meternos en ninguna deuda. A mi me consta que el ahorro funciona y es importante.

La vida cotidiana nos “come” y debo confesar que después de cierto tiempo y con los gastos de mis hijas, dejé de ahorrar lo que debía… pero volveré al buen camino! Mis hijas actualmente están muy pequeñitas para empezar sus ahorros; sin embargo, sé que la mejor enseñanza es con el ejemplo y ellas verán lo que hacemos sus papás desde hoy, así que no queda más que poner manos a la obra.

Miércoles Mudo – Flores en primavera

IMG_5408

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

Que se pare el mundo

¿Alguna vez has pensado: “Paren el mundo, me quiero bajar”?

Yo si… y me doy cuenta de que entre más “crezco”, más lo pienso! Me ganan la prisa, la rutina, los pendientes… Hay días en los que no me dan las 24 horas para todo lo que tengo que hacer. Aún tengo pendiente mi post del cumpleaños 35. Ya voy para los 35 y un mes y aún no tengo tiempo de recopilar todo lo que este cumpleaños me ha hecho pensar…

Pero me estoy desviando.

Hace unas semanas tuve que viajar por trabajo de la Ciudad de México a Acapulco. Por circunstancias de la vida y los presupuestos, me fui en coche, lo cual significa 4 horas de carretera de ida y 4 más de regreso, el mismo día.

A la ida dormí todo el camino. Sobre todo porque salimos a las 4 de la mañana y a esa hora no hay quien reaccione (mucho menos yo). Pero al regreso, como es mi costumbre, no hubo forma de quedarme dormida. Durante un buen rato, dediqué el tiempo a una plática deliciosa con una de mis amigas que iba en el viaje. Cuando ella se quedó dormida, yo me puse a pensar en un millón de pendientes del trabajo, de la casa, cómo estarían mis hijas, tengo que comprar acondicionador… y en algún momento, hice conciencia: “tengo por lo menos dos horas de paisajes y silencio por delante.” Dejé los pendientes, cerré los ojos y escuché el sonido de la carretera, tomé fotos del paisaje, hice notas para este post y me di cuenta de que hay muchos momentos en los que si se para el mundo.

Se para el mundo cuando, por ejemplo, puedo platicar dos horas seguidas con mi amiga en el coche! Se para cuando paso un ratito observando a mis hijas jugar. Y cuando a veces, las abrazo y ellas me dan un beso. Y cuando me meto a la regadera y, por un momento, siento el agua calientita. Hasta en la oficina el mundo se para de pronto con la primera taza de café en la mañana. O al arrullar a mis bebés, al pasar ese ratito con cada una y sentirlas cómo se van quedando dormidas. O cuando me siento con mi esposo a comer una cenita rica que preparé con mucho antojo. Y cuando llega uno de mis momentos favoritos de siempre y me acuesto a dormir, me abrazo a mi esposo y pasamos unos minutos así, abrazados, antes de dormirnos.

Tal vez no sea el mundo el que se detenga, sino yo. Y qué rico es hacer conciencia a veces de esos minutitos en los que me doy permiso de bajar la marcha, disfrutar y valorar todas las bendiciones que tengo y esta maravillosa vida que estoy viviendo.

El Cerro de la Silla, Monterrey, N.L., México

IMG_1467[1]

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

Miércoles Mudo – Templo en Camboya

Imagen

???????????????????????????????

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

El ingrediente Secreto: Naranja

ingrediente

Mi segundo mes aventurándome con las recetas en el carnaval El Ingediente Secreto y esta vez con un gran ingrediente: Naranja!

naranja

Yo soy fan del jugo de naranja y de la comida salada, asi que del cuaderno de recetas que me regalaron las invitadas a mi despedida de soltera, le traigo: Pollo a la naranja.

No creo que haya receta más fácil y además es baja en grasa… Ahi les va!

Ingredientes

4 pechugas de pollo sin hueso ni piel
1 Naranja (el jugo)
1 Limón (el jugo)
2 cdas de sal
1 ajo picado
1/2 cda de orégano
1 pizca de clavo molido

Modo de hacerse
– Mezcla los jugos y especias
– Marina el pollo 2 horas
– Mételo al horno de 30 a 40 minutos a 225 grados

LISTO!!
Qué tal de fácil? Puedes acompañar de puré de papa (o que tal unas papas gratinadas del Ingrediente Secreto pasado?) o con arroz salvaje y ensalada…

Espero que les guste mucho… Ya estoy esperando con ansia el ingrediente de Marzo, mes tan especial de mi cumpleaños 😉

El ingrediente secreto de Ira es un carnaval de blogs mensual iniciado por Ira de Mà a mà, pell a pell, cor amb cor En él veremos hasta dónde llega nuestra creatividad y originalidad, aprenderemos nuevas recetas y nos divertiremos. Cada primero de mes os daré un ingrediente o plato y tenéis todo el mes para enlazar vuestra receta. Recuerda visitar los enlaces de los otros participantes y dejar tu comentario. Si quieres saber más pincha aquí