ateconqueso: por el amor a los niños y los libros

¿Sabes esa sensación de emoción que da el escuchar sobre un proyecto emocionante, interesante, divertido y sobre todo, lleno de potencial? Así me sentí cuando Adriana me contó sobre ateconqueso.

Irma y Adriana son Licenciadas en Relaciones Internacionales de la UDLA y las dos tienen Maestrías en universidades del extranjero. Las dos son mamás y apasionadas de la lectura.

ate01Así que iniciaron este proyecto maravilloso para llevar el amor por los libros a los más pequeños. ateconqueso ofrece:

  • Una publicación periódica con textos e ilustraciones de artistas mexicanos, guiados por pedagógos y psicólogos, con contenido enfocado al desarrollo integral de niños y niñas entre cero y tres años.
  • Talleres dirigidos a padres, cuidadores, docentes  y personal de instituciones educativas y bibliotecas, para promover eficientemente la lectura en los niños
  • Servicios de consultoría para que escuelas y bibliotecas aprendan a diseñar y/o fortalecer sus programas de promoción de la lectura, la curiosidad y desarrollo de habilidades de lecto-escritura.

Así como se presenta en Fondeadora, ateconqueso es un start-up 100% mexicano que promueve el desarrollo individual, comunitario y social a través de los libros.

ate02Para lograrlo, crean libros que inspiran la curiosidad en bebés, niños y niñas, y forman agentes de desarrollo infantil sobre la importancia de la lectura en la primera infancia.

Pero ¿qué sentido tendría hacer libros para niños y niñas que todavía no saben leer? Definitivamente no hay mejor compañía que un libro y la lectura es un factor determinante en el desarrollo cognitivo, físico y emocional de los niños. ¡Mientras más temprano empiecen, mejor!

El sueño de Irma y Adriana es que todos los niños y niñas en México cuenten con libros pertinentes para su edad y que los adultos a su alrededor comprendan la importancia de los libros para el desarrollo de esos niños.

El modelo de negocio de ateconqueso es uno-a-uno: por cada libro vendido, le dan uno igual a una familia que no tiene acceso a libros infantiles en su casa; por cada taller o consultoría, ofrecen uno igual a un grupo en desventaja, o a una biblioteca o escuela que necesite de sus servicios y no pueda pagarlos.

¿No es una delicia de proyecto? Ahí no termina: tanto el papel como la tinta que se utiliza en ateconqueso 0 a 3 es ecológico, resistente y seguro para los pequeños nuevos lectores. Además, cuentan con una gran página web del proyecto, un blog en el que podrás conocer más sobre las bondades de la lectura, cuentas de Instagram, Twitter y una fanpage de Facebook para seguirlas a diario.

Yo me emocioné al escuchar el proyecto, pero sobre todo, el escuchar la emoción de Adriana al platicarlo… Estas mamás mexicanas merecen todo el apoyo que podamos darles, así que entra a Fondeadora, conoce más y apóyalas.

Las estaré siguiendo en el camino hacia la presentación de su primera publicación… ¡Mucho éxito a todo el equipo de ateconqueso!

ate03

Fotos: ateconqueso

 

Unidad de Terapia entre Amigas

Cada vez que tengo oportunidad de reunirme con mis amigas, ya sea con o sin niños y disfrutar de una comida, desayuno, llamada, intercambio de e-mails y chats, me doy cuenta de lo importante que es poder compartir lo que estoy viviendo en esta etapa de nueva maternidad. Casi todas ellas están en el mismo “mood” que yo y nos identificamos mucho con las historias que cada una cuenta. Estamos viviendo lo mismo, desde diferentes puntos de vista, culturas y antecedentes, lo que hace que veas tu propia experiencia desde otra visión. Me pareció super valioso y enriquecedor.

Las amigas siempre son importantes. En cada etapa de la vida, comparten contigo diferentes experiencias y anécdotas. Pero cuando te conviertes en mamá, las amigas son absolutamente vitales. Ellas son las que te escuchan y te entienden sin tener que darles muchas explicaciones. Son las que te ofrecen un café cuando te ven llegar con ojeras hasta el suelo a la oficina, a las que puedes enseñarles 20 veces el mismo video de tu bebé haciendo burbujas de baba, las que te consuelan cuando lloras porque el bebé amaneció enfermo, con las que puedes desahogarte y contarles cosas que no le confesarías ni a tu piscólogo. Las amigas saben el valor que hay en la frase “ayer dormimos 5 horas seguidas” y la importancia que tiene para ti que el bebé ya cambió de etapa de pañales. Las amigas entienden perfecto que “todos los hombres que son papás, son iguales” y comparten contigo diez mil anécdotas que lo comprueban.

Todo lo que uno puede compartir con las amigas, convierte a este grupo en el mejor grupo de terapia del mundo. Y las hay de varios estilos:

La amiga con hijos contemporáneos. Esta es la amiga con la que compartiste el malestar del embarazo, que te regaló dulces para la náusea y con las que organizabas los baby showers. Su bebé y el tuyo se llevan semanas o meses de diferencia, así que todas las experiencias son comparables. Te da esperanzas cuando su bebé ya duerme toda la noche, porque tal vez el tuyo pronto lo hará. Comparten tips de lactancia, recetas para los cólicos, fotos, videos, anécdotas de  cómo pasaron la noche anterior y quejas sobre lo caros que son los pañales, la fórmula y las vacunas.

Las amigas experimentadas. Yo, por ejemplo, tengo una amiga que es mi Sensei en el tema de los gemelos… Ella ya pasó por la etapa del inicio y sus hijos son ya unos señorones de 6 años. Me cuenta todo lo que ella hizo, compró, pensó y vivió; yo soy una esponja de toda su sabiduría y cuando siento que ya no puedo más, pienso en ella y sé que hay una Luz al final del camino. Estas mamás ya pasaron las primeras pruebas y le ganaron al dragón del primer mundo (disculpen la referencia a Mario Bros de los ochentas), así que pueden compartir su experiencia, sus recetas y remedios. Algunas de ellas, tan valientes, reinician el proceso con un segundo o tercer bebé y comparten tus ojeras, pero con un camino ya recorrido.

Las Gurús de la Maternidad. Generalmente son amigas más grandes o familiares como tus tías y tu mamá. Ellas son las que tienen la Verdad Verdadera sobre el cuidado de los bebés. A ellas recurres cuando necesitas saber por qué a tu angelito le salieron puntitos rojos en el cachete o si deberías darle calabacitas cocidas en papilla o picada. Andan por la vida con una seguridad envidiable y un halo de “todo está bien”; en pocas palabras, son el Nirvana al que aspiramos llegar las mamás primerizas.

Por último, las amigas sin hijos. A ellas les encanta ver fotos de tu bebé, pero son quienes te distraen con temas diferentes a los pañales y las mamilas. Ellas no saben todavía cuál es la mejor pomada para las rozaduras, pero son con quienes puedes ponerte al corriente de lo que pasa en el mundo exterior, te cuentan las películas que no puedes ver en el cine y los libros que no tienes tiempo de leer. En un futuro cercano, cuando se conviertan en mamás, tú serás su “amiga experimentada”.

La Unidad de Terapia con Amigas (U.T.A.) no distingue edad ni nacionalidad; ni siquiera localización geográfica. Estas amigas te apoyan igual en persona que por teléfono, mensajes o tweets y te identificas con sus estados de Facebook o sus posts en blogs. Y como sabemos que ser mamá es absorbente y demandante, nadie en este grupo se ofende si te tardas tres horas o tres días en responder un Whatsapp o si el único que contesta tu celular es el buzón de voz.

Yo me siento honrada en decir que podría hacer una lista interminable de amigas con las que he podido compartir cada momento de esta nueva vida. Hasta eso me han regalado mis hijas: descubrir nuevas amigas y conocer un lado diferente de algunas que solo eran compañeras o socias de trabajo, reunirme con amigas de la infancia con las que ahora comparto experiencias en Facebook, atesorar a quienes siempre han estado conmigo y hasta descubrir nuevas y divertidas “amigas desconocidas” a quienes ya quiero solo con leer sus blogs y tweets.

Gracias a cada una por estar aquí.

Más sobre el especial de San Valentín de otros blogs:


Tip de la Semana: Diverticine

Una de las actividades de este Semana Santa en la que pasamos dos semanas intensas entreteniendo niños, fue Diverticine.

Quiero decir que este es uno de esos lugares del que yo había escuchado hablar, pero que veía lejos de mis planes, por encontrarse muuy lejos de mis rumbos. Pero, felizmente, llega la Semana Santa al DF y se termina el tráfico, así que después del Show de Mariana Mallol y gracias a la recomendación de Paty, la dueña del lugar a través de Facebook, nos lanzamos más allá del Viaducto.

Una maravillosa decisión que nos dejó a todos con un gran sabor de boca (literal).

logo-diverticineComo anuncia su sitio web, Diverticine Café es “un playground donde entre semana puedes traer a tus hijos a jugar, mientras tomas un café, comes rico, platicas con las amigas, o trabajas.” Tiene el espacio exacto, los juegos adecuados para que niños pequeños y grandes lo pasen increíble y un servicio realmente excepcional.

Desde que llegamos nos sorprendió que el edificio por el que llegamos albergara semejante amplitud por dentro. A la llegada nos recibieron con bolsas de palomitas para cada niño, que vienen incluidas en el “cover” y con muchas sonrisas. ¡Teníamos el lugar para nosotros solos!

Mis hijas salieron disparadas a probarse los disfraces y a hacerse el primer pintacaritas de sus vidas. Cuando las vimos transformadas en Mérida y Woody, el corazón se nos llenó de ternura. Mi sobrina se convirtió en hada y mi sobrino en pirata. Todas las hostess estaban pendientes de ellos y de lo que necesitáramos. Incluso las hicimos pasar la prueba de fuego, cuando María José quiso vestirse de Woody y que le pintaran la cara… pues todas sacaron libros de fotos, celulares con internet y encontraron qué diseño le quedaría bien con el disfraz.

Mi mamá y yo estábamos encantadas con el espacio y con la atención de Caro, nuestra mesera. Ella se merece la mayor parte de las ovaciones, porque de verdad hizo que la experiencia fuera extraordinaria. No se le atoraba nada; lo mismo traía refrescos, que ayudaba con el diseño del pintacaritas, que le resolvía dudas a mi sobrino sobre el uso del Playstation. Aplausos, de verdad a su calidad humana, su entrega y su sonrisa.

Pasamos una tarde espectacular entre el juego de escalar y alberca de pelotas, la pista de miniavalanchas, la casita y jueguitos de té y los caballetes para dibujar. Comimos delicioso… mis hijas comieron pizza, mi sobrino empanadas, mi sobrina nuggets y mi mamá y yo ensaladas y lasagna. Aún quiero saber qué aderezo es el que usan ¡porque es una delicia!

En fin, que fue un día memorable y que este gran lugar se convirtió en referencia de las vacaciones. Con decirles que Santiago, regresando de nuestro viaje a Cuernavaca, dijo que él lo que quería ¡era volver a Diverticine!

El lugar funciona entre semana para el público en general y también puedes hacer “mini fiestas”, en las que los invitados conviven con los demás niños. Ya en fin de semana se cierra para hacer fiestas privadas. Sus paquetes hacen que ya no te tengas que preocupar por nada.

También puedes organizar eventos como Baby Shower, Despedidas de soltera o reuniones casuales.

Mi único problema con Diverticine es la distancia que nos separa… pero estoy lista para visitarlo pronto y en cada oportunidad que haya de cruzar la ciudad.

Mil felicidades, Paty, por una maravillosa idea, por una ejecución impecable y un gran, gran equipo de colaboradoras.

Diverticine
Av. Universidad #1195-Bis 2° piso
Esquina con Gabriel Mancera.
Colonia Acacias, México, D.F.
Tel: 5208 1348.
Mail: contacto@diverticine.com

Búscalos en Facebook!

El “Lado A” de las fiestas

Voy a aprovechar que estamos todavía en la primera mitad de enero y que aún falta la Candelaria para terminar oficialmente las “fiestas” para publicar esto que anda en mi cabeza desde diciembre y para lo que no había encontrado un minuto en el que pudiera sentarme y escribirlo (a pesar de que paso cada momento libre escribiendo…)

Yo amo la Navidad. Sin duda es mi época favorita, después de mi cumpleaños. Y ahora que tengo un par de duendecillos conmigo, la disfruto aún más. Este año mis hijas se dieron cuenta mucho más de lo que estaba pasando durante diciembre, ya que las primeras navidades de sus vidas estaban muy pequeñitas para asimilarlo todo.

Pero ahora, después de un Halloween con muchas emociones como el ver las casas y edificios “disfrazados”, de vestirse como “bujita” y “calabaza”, pedir Halloween y cantar “Inchi Araña subió su telaraña” cada vez que pasábamos frente a un portón con una telaraña… mis hijas lamentaron muchísimo cuando despareció la calabaza a la que le rodaban los ojos de la puerta del edificio vecino. Cuando un día en el coche me dijeron: “Mamá, ya se acabó Halloween… Pobre Halloween!”, lo primero que se me ocurrió fue responder: “Ya se acabó Halloween, pero ¿qué viene? ¡Navidad!”

IMG_3956Y dos semanas después (literal a medio noviembre) empezaron a aparecer en las puertas las luces, las esferas, los arbolitos, los muñecos de nieve y Santa Claus. Los gritos de mis hijas eran una joya cada vez que veían un nuevo motivo navideño… Y ni qué decir de cuando vieron su propio árbol en su casa, decorado con los colores de Frozen gracias a la intensidad de sus papás.

Los regalos fueron la cereza del pastel y ya para cuando llegaron los Reyes Magos, María José solo pudo decir: “Es mi cumpleaños!” ¡Me imagino que no se explicaba el por qué de tantos juguetes nuevos..!

Mis hijas hicieron que esta Navidad fuera única, especial, inolvidable y le dieron todo el sentido a lo que llamo el “Lado A” de las fiestas… ¿Cuál es el Lado A?

– Las luces que adornan cada casa; me encanta pensar que todos participamos de un mismo sentimiento al querer llenar de luz nuestros hogares.
– Los catálogos completos de inflables de Costco, formados en las entradas de cada edificio de mi calle.
– El arbolito de mi casa, renovado después de 5 Navidades en las que lució hermoso, combinó con cada pared de mi casa, presumió esferitas de cristal y parecía el árbol de Ferrero Rocher. Esta Navidad lució espectacular con 300 lucecitas blancas, esferas gigantes de color azul, rosa, lila y blanco, copos de nieve plateados y un par de esferas especiales de Kitty que mis hijas colocaron con la concentración de un físico cuántico.
– Los regalos… Es increíble que cada Navidad encontremos algo ideal para cada miembro de la familia. Pero es más increíble que todo pase a segundo plano, con tal de encontrar los regalos ideales para “ellas” y que ningún esfuerzo y ningún “tarjetazo” sobre, cuando las ves abrir las muñecas y los disfraces de Anna y Elsa o subirse a su nuevo Power Wheels de Barbie.
IMG_3617– ¡La comida! Sin fin y como si no hubiera un mañana…
– Las reuniones con la familia
– Las piñatas y la emoción de mis hijas por pegarles, cantar y recoger UN dulce… no más!
– Las voces de mis hijas diciendo “¡Feliz Lavidad, abue!”, “¡Gracias, Santa!” y pidiéndome cantar “villancicos” que ellas coreaban. No hay nada como la imagen de las dos, sentadas en sus sillitas de coche cantando Los peces en el Río y Campana sobre Campana
– Las anécdotas. Como María José viendo el nacimiento en la casa y diciendo que era “su granja” y cantando “el viejo McDonald tenía una granja” mientras bailaba con el buey. O como Andrea mandándole besos al Santa Claus de Paseo Interlomas y gritándole lo que quería de regalos. O haberme sentado con ellas en medio de un pasillo de Liverpool a esperar el Show de los Reyes Magos. Cada minuto de espera valió la pena para verlas bailar con ellos. O mi mamá explicándoles el Nacimiento: “Estos son María, José…” y María José agrega, señalando al Niño: “Y Anea!”

De eso se trata la Navidad. Hasta que eres mamá, te das cuenta.

Ser testigo de la magia del nacimiento

Aunque es muy común que cada vez más embarazadas se tomen estudios de fotos profesionales para documentar esta hermosa etapa de la vida o que hagan estudios de fotos con los bebés, porque quisiéramos materializar y retener para siempre esa ternura, aún son muy pocas las parejas que consideran tener un fotógrafo profesional en la sala de parto.

la fotoMaría Luisa Cansino es mexicana, fotógrafa profesional y desde 2010 ha tenido el privilegio, no solo de ser testigo del nacimiento de 15 bebés, sino de inmortalizar ese momento, por medio de la fotografía.

En una plática por teléfono, tuve oportunidad de platicar con María Luisa, quien dice que cada parto es siempre motivo de nervios y emoción. “Siempre voy super nerviosa, pero trato de que no se me note…”

Con una risa constante y que se contagia, María Luisa me contó sobre cómo empezó en esta experiencia tan especial, con la que se ha convertido en una de las primeras fotógrafas profesionales de partos en México. “Estaba viendo páginas de internet y cuando vi un video de un parto, empecé a llorar! Pensé: ‘qué padre, si a mí me hizo llorar, imagínate a los que pueden volver a ver el momento en que nació su hijo.’ Me gusta mucho la fotografía espontánea, así que dije: ‘Esto es’. Empecé con una amiga, que me agarré de conejilla de indias y de ahí empecé.”

Maria Luisa tiene una sensibilidad muy especial… Me imagino que el estar presente en momentos de tanta energía como éstos, también ha dejado huella en su corazón y se nota en su calidad humana.

04“Todos los partos son super diferentes, pero a mí lo que me encanta y que me propuse como fotógrafa desde que empecé como fotógrafa, era poder expresar un sentimiento. Muy aparte de que la foto esté bonita y esté bien tomada es que tus fotos hablen; que las veas y realmente sientas lo que está pasando. Me gusta que en los partos, ¿quién va a posar? Nadie posa cuando estás teniendo un hijo. En los partos se ve un amor muy genuino, muy real. Son emociones que explotan en ese momento. Todas las emociones están ahí a flor de piel.”

 

Una de las razones por las que Maria Luisa cree que este servicio es relevante es por hacer que el papá no tenga que ser quien toma la foto. “Para mí, es importante rescatar ese momento. Esto es algo que todos los papás quieren tener; es un recuerdo muy especial y si creo que es muy importante que el papá también goce de esas horas y esos momentos en que nace su hijo, sin preocuparse de estar tomando fotos. Tiene que apoyar a su esposa, tiene que estar con su mujer y conocer a su bebé en el momento en el que nace. Se hace esa conexión entre ellos, en ese momento.”

07En un momento tan especial, tan íntimo y tan fugaz, hay que estar concentrado en lo más importante: registrar el nacimiento del bebé y sus primeros minutos de vida fuera de su mamá. “Nacen y en segundos le cambia la carita, se les endereza la nariz, les cambia el color. En horas, el cambio es impresionante. La mamá se olvida del dolor, del estrés y solo está viendo a su hijo. Además, ¡todo el mundo quiere esas fotos!”

Le pregunté si había un común denominador en todos los partos a los que ha asistido y me respondió riendo: “¡Que todos lloramos!”

Después, hace esta hermosa reflexión: “La verdad lo que me impresiona muchísimo es que el trabajo de parto tiene mucho nervio, mucho cansancio, pero en cuanto nace el bebé es como si no hubiera pasado absolutamente nada. Ese es el momento que más me gusta, cuando ya les dan al bebé es como si todo el mundo se callara y solo estuvieran viendo al bebé; es como si se detuviera el mundo.”

16Un detalle que me encantó de Maria Luisa es que percibe perfecto el valor infinito del momento que se está viviendo. Ella lo expresa como Magia: “Cada pareja y cada bebé es diferente, pero ese momento en el que les dan al bebé, realmente es muy mágico para todos.”

 

Para finalizar mi plática con ella, le pregunté qué sentía al estar presente en un momento tan especial como este. “Yo creo que cada persona tiene que encontrar algo que realmente te apasione, que si te guste hacerlo, que para ti sea único y que con cada pareja entregues lo mejor de ti. Si no me involucrara, solo estaría tomando fotos y no estaría entregando los recuerdos de un día tan especial como éste.”

6 razones para capturar el “primer momento”

A menudo causa conflicto pensar en una persona extra dentro de la sala de parto para este fin o que fotografiar este momento no resultaría tan importante. Por otro lado, los que creen que sí debe haber un registro, muchas veces optan por brindarle el voto de confianza al esposo creyendo que podrá manejar bien la cámara. Para cualquiera de los dos escenarios hay varias razones por las cuales vale la pena contratar a un fotógrafo de nacimiento. Si quieres conocerlas y ver más fotos que Maria Luisa me compartió, ¡no dejes de leer este post en BabyCenter en Español!

¿Quieres contactar a Maria Luisa y conocer más sobre su trabajo? Aquí te dejo todos los espacios en donde puedes encontrarla!

Mail: luisa.cansino.mier@gmail.com
Twitter: @LuisaCansino
Instagram: luisacansino
Facebook: Luisa Cansino Photography

Miércoles Mudo – En las nubes

 

IMG_1203

 

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

 

Miércoles Mudo – Flores en primavera

IMG_5408

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

Que se pare el mundo

¿Alguna vez has pensado: “Paren el mundo, me quiero bajar”?

Yo si… y me doy cuenta de que entre más “crezco”, más lo pienso! Me ganan la prisa, la rutina, los pendientes… Hay días en los que no me dan las 24 horas para todo lo que tengo que hacer. Aún tengo pendiente mi post del cumpleaños 35. Ya voy para los 35 y un mes y aún no tengo tiempo de recopilar todo lo que este cumpleaños me ha hecho pensar…

Pero me estoy desviando.

Hace unas semanas tuve que viajar por trabajo de la Ciudad de México a Acapulco. Por circunstancias de la vida y los presupuestos, me fui en coche, lo cual significa 4 horas de carretera de ida y 4 más de regreso, el mismo día.

A la ida dormí todo el camino. Sobre todo porque salimos a las 4 de la mañana y a esa hora no hay quien reaccione (mucho menos yo). Pero al regreso, como es mi costumbre, no hubo forma de quedarme dormida. Durante un buen rato, dediqué el tiempo a una plática deliciosa con una de mis amigas que iba en el viaje. Cuando ella se quedó dormida, yo me puse a pensar en un millón de pendientes del trabajo, de la casa, cómo estarían mis hijas, tengo que comprar acondicionador… y en algún momento, hice conciencia: “tengo por lo menos dos horas de paisajes y silencio por delante.” Dejé los pendientes, cerré los ojos y escuché el sonido de la carretera, tomé fotos del paisaje, hice notas para este post y me di cuenta de que hay muchos momentos en los que si se para el mundo.

Se para el mundo cuando, por ejemplo, puedo platicar dos horas seguidas con mi amiga en el coche! Se para cuando paso un ratito observando a mis hijas jugar. Y cuando a veces, las abrazo y ellas me dan un beso. Y cuando me meto a la regadera y, por un momento, siento el agua calientita. Hasta en la oficina el mundo se para de pronto con la primera taza de café en la mañana. O al arrullar a mis bebés, al pasar ese ratito con cada una y sentirlas cómo se van quedando dormidas. O cuando me siento con mi esposo a comer una cenita rica que preparé con mucho antojo. Y cuando llega uno de mis momentos favoritos de siempre y me acuesto a dormir, me abrazo a mi esposo y pasamos unos minutos así, abrazados, antes de dormirnos.

Tal vez no sea el mundo el que se detenga, sino yo. Y qué rico es hacer conciencia a veces de esos minutitos en los que me doy permiso de bajar la marcha, disfrutar y valorar todas las bendiciones que tengo y esta maravillosa vida que estoy viviendo.

Mi propósito de año nuevo 2014

Hoy hace un año escribí: Mi propósito de año nuevo. Y no tenía idea del viaje que estaba por emprender en el camino del blogging cuando en esa primera entrada dije: “Quiero terapia gratuita; bienvenido al que quiera leerla”

El 2012 dí a luz, pero las experiencias del 2013 me convirtieron en mamá. Y además de eso, gracias a este espacio empecé a conocer a muchas otras mamás que estaban viviendo lo mismo que yo… Y empecé a relacionarme con este mundo mamás-bebés-blogs-redes sociales y a disfrutarlo muchísimo. Es la primera vez que cumplo un propósito de año nuevo y me alegra muchísimo que haya sido éste que me ha traido tantas cosas hermosas.

Nunca pensé que este gusto por las letras y por despepitar mis traumas me llevaría a colaborar con algo tan grande como BabyCenter… pero así fue. Y ahora, acabo de confirmar un contrato nuevo para 2014, publicando dos veces por semana! Muchísimas personas me han mandado mensajes o me han dicho que lo escribo las identifica y lo comparten. No hay nada más satisfactorio que saber que puedes llegar con tus palabras a las demás personas y materializar en la pantalla los sentimientos que están teniendo.

En este camino hacia el blogging “profesional”, dejé un poco abandonado este espacio personal. No hay tiempo para todo, obviamente. Pero mi propósito sigue firme: Quiero terapia gratuita. Así que ya sea por el blog en BC cada martes y domingo (no se lo pierdan, por favor) o en las ocasiones en que haya tiempo, espacio y cerebro para La New, aquí estaré. Hay muchas cosas por decir y cada día se suman más… espero tener la habilidad de plasmarlas aquí y compartirlas con quien quiera acompañarme.

Gracias por adelantado a quienes decidan hacerlo… ¡Que venga 2014, sus experiencias y sus aprendizajes!

portada fb 2014