Quítale las etiquetas emocionales a la comida

habitolicious

Pasa que luego uno ha procesado tantas ideas alrededor de la comida que etiquetarla de un modo u otro nos sale casi en automático, impidiendo una sana relación con ésta. Peeero, es posible deshacerse de ellas. ¿Cómo? Cuestión de…

  1. Medir el instinto ‘categorizador’. Ve a tu refrigerador o alacena y elige el primer alimento que se te cruce. ¿Qué es lo primero que te viene a la mente? ‘¡Me encanta!’, ‘engorda’, ‘no me gusta’, ‘solo puedo comerlo una vez al año’, ‘me hará perder peso’… Trata de no racionalizar esa primer reacción. Repite cuantas veces quieras este ejercicio para darte cuenta de cómo están categorizados los alimentos en tu cabeza.
  2. Dejar de ‘categorizar’. El simple hecho de colocar los alimentos en una categoría es una forma de tener prejuicios sobre ellos. No existen alimentos ‘malos’ o ‘buenos’; todo depende de qué uso les des, las porciones, la frecuencia, con qué…

Ver la entrada original 162 palabras más

Anuncios

Me encantaría conocer tu opinión; deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s