El “Lado A” de las fiestas

Voy a aprovechar que estamos todavía en la primera mitad de enero y que aún falta la Candelaria para terminar oficialmente las “fiestas” para publicar esto que anda en mi cabeza desde diciembre y para lo que no había encontrado un minuto en el que pudiera sentarme y escribirlo (a pesar de que paso cada momento libre escribiendo…)

Yo amo la Navidad. Sin duda es mi época favorita, después de mi cumpleaños. Y ahora que tengo un par de duendecillos conmigo, la disfruto aún más. Este año mis hijas se dieron cuenta mucho más de lo que estaba pasando durante diciembre, ya que las primeras navidades de sus vidas estaban muy pequeñitas para asimilarlo todo.

Pero ahora, después de un Halloween con muchas emociones como el ver las casas y edificios “disfrazados”, de vestirse como “bujita” y “calabaza”, pedir Halloween y cantar “Inchi Araña subió su telaraña” cada vez que pasábamos frente a un portón con una telaraña… mis hijas lamentaron muchísimo cuando despareció la calabaza a la que le rodaban los ojos de la puerta del edificio vecino. Cuando un día en el coche me dijeron: “Mamá, ya se acabó Halloween… Pobre Halloween!”, lo primero que se me ocurrió fue responder: “Ya se acabó Halloween, pero ¿qué viene? ¡Navidad!”

IMG_3956Y dos semanas después (literal a medio noviembre) empezaron a aparecer en las puertas las luces, las esferas, los arbolitos, los muñecos de nieve y Santa Claus. Los gritos de mis hijas eran una joya cada vez que veían un nuevo motivo navideño… Y ni qué decir de cuando vieron su propio árbol en su casa, decorado con los colores de Frozen gracias a la intensidad de sus papás.

Los regalos fueron la cereza del pastel y ya para cuando llegaron los Reyes Magos, María José solo pudo decir: “Es mi cumpleaños!” ¡Me imagino que no se explicaba el por qué de tantos juguetes nuevos..!

Mis hijas hicieron que esta Navidad fuera única, especial, inolvidable y le dieron todo el sentido a lo que llamo el “Lado A” de las fiestas… ¿Cuál es el Lado A?

– Las luces que adornan cada casa; me encanta pensar que todos participamos de un mismo sentimiento al querer llenar de luz nuestros hogares.
– Los catálogos completos de inflables de Costco, formados en las entradas de cada edificio de mi calle.
– El arbolito de mi casa, renovado después de 5 Navidades en las que lució hermoso, combinó con cada pared de mi casa, presumió esferitas de cristal y parecía el árbol de Ferrero Rocher. Esta Navidad lució espectacular con 300 lucecitas blancas, esferas gigantes de color azul, rosa, lila y blanco, copos de nieve plateados y un par de esferas especiales de Kitty que mis hijas colocaron con la concentración de un físico cuántico.
– Los regalos… Es increíble que cada Navidad encontremos algo ideal para cada miembro de la familia. Pero es más increíble que todo pase a segundo plano, con tal de encontrar los regalos ideales para “ellas” y que ningún esfuerzo y ningún “tarjetazo” sobre, cuando las ves abrir las muñecas y los disfraces de Anna y Elsa o subirse a su nuevo Power Wheels de Barbie.
IMG_3617– ¡La comida! Sin fin y como si no hubiera un mañana…
– Las reuniones con la familia
– Las piñatas y la emoción de mis hijas por pegarles, cantar y recoger UN dulce… no más!
– Las voces de mis hijas diciendo “¡Feliz Lavidad, abue!”, “¡Gracias, Santa!” y pidiéndome cantar “villancicos” que ellas coreaban. No hay nada como la imagen de las dos, sentadas en sus sillitas de coche cantando Los peces en el Río y Campana sobre Campana
– Las anécdotas. Como María José viendo el nacimiento en la casa y diciendo que era “su granja” y cantando “el viejo McDonald tenía una granja” mientras bailaba con el buey. O como Andrea mandándole besos al Santa Claus de Paseo Interlomas y gritándole lo que quería de regalos. O haberme sentado con ellas en medio de un pasillo de Liverpool a esperar el Show de los Reyes Magos. Cada minuto de espera valió la pena para verlas bailar con ellos. O mi mamá explicándoles el Nacimiento: “Estos son María, José…” y María José agrega, señalando al Niño: “Y Anea!”

De eso se trata la Navidad. Hasta que eres mamá, te das cuenta.

Anuncios

Un pensamiento en “El “Lado A” de las fiestas

  1. Pingback: El Lado B de las fiestas | La_New

Me encantaría conocer tu opinión; deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s