La Verdad sobre el McDía Feliz de McDonald’s

Desde que empecé a trabajar hace muchos años en McDonald’s, el Día Mundial del Niño era una de las actividades que más absorbían el tiempo y atención del Departamento de Relaciones Públicas. El evento de un día, con la donación de la venta de BigMac, generaba meses de preparación previa y meses de resultados, con la compra, asignación, preparación y entrega de auxiliares auditivos a niños vulnerables de todo el país. En 6 años se donaron más de 20,000 aparatos auditivos.

Años después, ha habido muchos cambios: cambió el departamento y ahora es Comunicación Corporativa; cambiaron los integrantes del mismo, cambió el nombre del evento y ahora se llama McDía Feliz; cambió la causa: ahora se apoya a la manutención de los proyectos de la Fundación Infantil Ronald McDonald.

Lo que no ha cambiado en los 14 años de celebración es el trabajo que significa, el compromiso de quienes lo llevan a cabo y la transparencia de la ayuda que se brinda.

La Fundación Infantil Ronald McDonald en México tiene la misión de crear, desarrollar, promover y mantener programas que beneficien a la niñez del país. Con esto en mente, ha construido tres Casas Ronald McDonald, albergues temporales para niños que reciben tratamiento médico prolongado fuera de su lugar de origen. Estas casas reciben al niño y su familia en uno de los momento más difíciles y vulnerables y les brindan hospedaje, alimento, transporte al hospital y apoyo social y psicológico. Quien haya tenido oportunidad, como yo, de conocer este proyecto, sabe que la ayuda va mucho más allá de una cama y un baño privado y que les cambia la vida a muchísimas familias cada año. Hace unas semanas se inauguró la tercera casa en Puebla, gracias, entre otros aportes y donaciones, a los resultados de los eventos McDía Feliz de años anteriores.

Además, la FIRM cuenta con 6 Salas Familiares en hospitales públicos y privados en varios Estados de la República. Estas salas son espacios dentro del mismo hospital, en donde las familias pueden relajarse, sentarse a platicar con los médicos de sus hijos o descansar durante un rato. Además, albergan Aulas para que maestros multigrado de la SEP den clases a los niños que permanecen hospitalizados por largo tiempo. Esto ayuda a que los niños no pierdan el año escolar en casa y al volver, puedan reintegrarse a la escuela, de manera normal.

Esto es lo que apoyas, si apoyas al McDía Feliz. Ni más, ni menos.

Es común caer en las críticas sobre las intenciones de las empresas privadas y las marcas, cuando se trata de sus programas de Responsabilidad Social. El debate sobre la deducción de impuestos surge siempre… Yo me pregunto: siendo éste un beneficio fiscal LEGAL para las empresas, ¿por qué no deberían usarlo y aprovecharlo, si con ello realmente están ayudando a muchísimas personas que de otra manera no tendrían esa ayuda?

“Tal vez se ayude, pero ¿por qué McDonald’s quiere “envenenar a sus clientes” con productos dañinos?”

Yo trabajé 9 años en McDonald’s. Comí en sus restaurantes en varias ciudades del país y en otros países, muchas veces. Conocí las plantas de sus proveedores de carne, pan, vegetales y bebidas. Conocí sus procesos internos en las cocinas. Solo puedo decir, como prueba de la confianza que puede tenerse en sus procesos de calidad y seguridad alimentaria, que mis hijas y mi familia comen ahí regularmente.

MCDF02El McDía Feliz se planea durante meses y cada año se buscan las mejores maneras para hacerlo llegar a más personas, para darlo a conocer y promoverlo, para poder recaudar más. Lo que se recibe por la venta de BigMac, se entrega a la Fundación, sin más. Cada año hay equipos de todas las áreas de la empresa trabajando para que ese día de noviembre, todos los clientes que lleguen a los restaurantes del país reciban el mensaje y decidan comprar una BigMac que ayude a estos niños y familias.

No hay que hacer más: compras una BigMac y eso que pagas por ella, se dona.

¿Cuál es la verdad oscura detrás de este programa de recaudación de McDonald’s? La verdad es que es un proyecto al que se le dedica tiempo, trabajo, cariño y compromiso. La verdad es que sus resultados pueden verse de manera tangible en 3 Casas y 6 Salas Familiares, pero en donde se ve mucho mejor es en las miles de familias que han sido apoyadas.

En estos tiempos tan difíciles para el país, muchos podemos convertirnos en “revolucionarios de Twitter” y “almas caritativas de Facebook”, pero los posteos con fotos y frases lindas no van a cambiar nada. La acción, si. La verdad detrás del McDía Feliz es que McDonald’s y la FIRM están actuando a favor de los niños que lo necesitan y ponen a disposición de todos una manera de actuar y ayudar. Tú decides si la tomas.

MCDF01

Anuncios

Me encantaría conocer tu opinión; deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s