Sombra aquí, sombra allá…

maquillaje

Pasar un sábado por la mañana aprendiendo a maquillarte bien es un lujo que pude darme gracias a la ayuda de mi esposo, la convocatoria de Isis Mamá y Maestra y la invitación de Ana Reséndiz, maquillista profesional.

Parece mentira que algo que hago diario (o casi diario) desde que la pubertad llegó a mi vida tenga tantos secretos para hacerlo realmente bien y no al aventón, como es común hacerlo.

Ana es una profesional del maquillaje que está organizando grupos de alumnas para compartir sus conocimientos con una calidad humana preciosa, una sonrisa sincera y un muy buen humor que hacen que el tiempo pase volando.

Si además, agregamos que el grupo reunió a varias tuiteras con las que tengo relación virtual desde hace tiempo, entonces la combinación fue perfecta.

Comenzamos recibiendo un kit increíble que pueden ver en la foto y aprendiendo nuestro tipo de piel y forma del rostro. Después, aprendimos a preparar la piel para el maquillaje, lo cual confieso que hacía de manera mucho menos ortodoxa y sistemática de lo que debía.

El primer maquillaje es el ideal para el diario. El pretexto de muchas mamás para no usar maquillaje podría ser el tiempo… o más bien, la falta de él. Si contrabajos me baño y me peino; ¿a qué hora me maquillo? Pero este maquillaje “de transparencias” toma cinco minutos. Base, cejas, sombra, pestañas y labios… Es todo. “¿Para qué me maquillo si estoy en la casa y con las niñas todo el día?” Simple: para mi misma. Para sentirme bien, bonita y que cuando pase frente a un espejo no me encuentre a Gasparín o al Monje Loco.

Siguiente maquillaje: de día. O sea, el mismo de transparencias, pero agregando color a las sombras.

Después vinieron temas más específicos como la neutralización de ojeras según su color, el visajismo, que es, en pocas palabras, resaltar los buenos atributos y esconder los menos buenos por medio de sombras y luz. Suena súper fácil, pero en vivo y con la brocha en la mano, no lo es tanto.

Y entonces, maquillaje de noche, combinación de colores, smokey eyes… En este proceso me hicieron ver que soy demasiado brusca con mi cara. El maquillaje se debe usar de manera suave y con toquecitos… y yo arrastro los pinceles sobre los párpados como si no hubiera un mañana. Otra cosa aprendida: hay que tener paciencia y detalle. Se parece mucho a una lección de vida, en mi filosófico punto de vista.

Fue una mañana de muchas risas, de aprendizaje y de reflexión, como pueden ver… No sé si logre hacer que mi “miss” Ana se sienta orgullosa de mi y me aviente algún smokey eyes un día de estos. Si lo logro, se los haré saber, pero si no, le llamaré a Ana en mi próximo evento social.

Mientras tanto, no se pierdan el videoblog de Ana en YouTube; aquí les dejo el link…. Y si ven que hay curso próximamente, vayan, ¡no se lo pierdan!

https://www.youtube.com/user/hanNiiism

@AnaResendizMUA

 

Anuncios

Me encantaría conocer tu opinión; deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s