Del otro lado de la puerta

Un recuerdo que tengo muy presente de cuando era niña es del momento en que mis papás nos acostaban a mi hermana y a mi, nos daban la bendición, un beso, apagaban la luz y salían del cuarto.

Me acuerdo perfecto de la sensación de las sábanas, del cuarto oscuro y de la luz y los sonidos que se metían del pasillo por debajo de la puerta. A lo lejos, si me quedaba muy callada, podía escuchar la televisión en el cuarto de mis papás con el noticiero.

Lo que recuerdo es que antes de quedarme dormida, mientras escuchaba a mis papás cerrar la puerta con cuidado y bajar las escaleras, es que pensaba qué harían ellos, los “adultos” cuando se quedaban despiertos y yo ya me tenía que ir a dormir. Muchas veces lo que había en la televisión era una telenovela de la noche, de las que no eran para niños; o una reunión, con la música, las voces y la sensación que daba al ambiente el humo de cigarro, porque aún se usaba fumar adentro en esos tiempos…

Hace unas semanas, estaba acostando a mis hijas como todas las noches. Se quedaron dormidas, las tapé, les di un beso, la bendición y salí de puntitas, cerrando la puerta detrás de mí y dejándolas en su cuarto calientito, oscuro y con aroma a bebé. Y me quedé en la puerta, escuchando si no se había despertado alguna de ellas.

En ese momento, me di cuenta de que ahora estaba del otro lado de la puerta. Y me cayó encima una serie de sentimientos encontrados… Me dio nostalgia por la niñez que ya no va a volver, por la casa de mis papás, el cuarto compartido con mi hermana y esa sensación del final del día cuando mi mamá cerraba la puerta. Y me dio alegría de ser ahora yo la mamá de estos dos angelitos que confían en mi y a las que puedo darles la misma seguridad. Y qué nervios pensar que soy responsable de ellas y que dependen de mi para crecer y ser mujeres de bien.

Sobre todo, me di cuenta de lo que hacen los “adultos” al cerrar la puerta y dejar a sus más grandes tesoros adentro… Ahora sé que tal vez mi mamá se paraba afuera un segundo para asegurarse de que nadie se hubiera despertado, y que tal vez se sentaba a tomar un último trago de café de la cena con mi papá, a “ver” la telenovela o el noticiero mientras recogían trastes, hacían loncheras y se arrastraban a dormir. De niña quería quedarme despierta con los adultos y ahora sé que lo que quieren los adultos es dormir como niños.

Del otro lado de la puerta hay muchos sueños, mucha responsabilidad y muchos nervios de todo… de dinero, de tiempo que quisiéramos pasar en casa, de las vacaciones que queremos darles, de la educación que queremos para ellas.

Este lado de la puerta tiene retos enormes, pero también satisfacciones increíbles, como volver a abrirla por la mañana y ver a mis bebés paradas en sus cunas, sonriéndome. Y ahí sé que lo estoy haciendo bien.

Puerta

Anuncios

8 pensamientos en “Del otro lado de la puerta

  1. Pingback: Repaso dominical a la Multiblogosfera (2ª semana de agosto 2013) - Somos Múltiples

  2. Que lindo!! Lo que escribes me hizo regresar a mi niñez, increíble! Me identifique mucho, sentía igual cuando era niña y ahora mama de dos… Me encanto!!

  3. Awww que bonito!
    Fijate que en mi casa nunca se usó cerrar las puertas, es raro verdad? a menos que estuviera prendido el aire acondicionado.

    Se me apachurra el corazón pensar en el día en que mi bebé duerma en su cuarto… por ahora esta un moisés al lado de mi cama!

  4. Faaaaaaaaan! Me encantó! Regresé a mi niñez y se me apachurró mi corazón pensando si lo estoy haciendo bien!

    • Eso es, sin duda, lo mejor que hay del otro lado de la puerta: el apoyo incondicional del papá de mis bebés y con quien comparto esta responsabilidad, estos sueños, estos planes… Te amo!

Me encantaría conocer tu opinión; deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s