Llegó el fin de semana para ¿descansar?

Aún recuerdo (léase con tono de abuelita contando un cuento), cuando yo era joven y esperaba el fin de semana con ansia loca para descansar, dormir hasta el medio día, salir a comer, al cine, a cenar, a bailar…

Ahora sigo esperando que llegue el fin de semana… Solo que las actividades han cambiado un poco y descansar es lo que menos puedo hacer. Desde el viernes al medio dia que dejo la oficina, hasta el domingo en la noche que preparo de nuevo las pañaleras y los biberones que viajarán con mis hijas a casa de mi mamá, el fin de semana es una vorágine de actividad que me deja feliz, pero aún más cansada.

Cuando regresé de mi incapacidad a trabajar, pasé los siguientes diez días llorando en el coche durante todo el camino de casa de mi mamá a la oficina. Me sentía culpable y triste de dejar a mis bebés de las que no me había separado durante tres meses (más 9 de embarazo!). Y entonces llegué a la oficina, me senté con mi computadora y un café que pude tomarme caliente, salí a comer con mis amigas y pude comer sin levantarme cada 23 segundos… y me di cuenta de que regresar a la oficina no estaba taaan mal…

Hay un sentimiento de culpabilidad al aceptar que es un alivio dejar a las bebés en la mañana con mi mamá (que dicho sea de paso es una Santa, Católica y Apostólica), pero lo es. Confieso que me gusta tener un espacio que es mío. Solo llevo 4 meses siendo mamá y aprendiendo a serlo, mientras que llevo 8 años en este trabajo y ya sé cómo hacerlo, me da muchas satisfacciones y me siento segura.

Si tuviera la opción económica para quedarme en casa con mis bebés, sin duda lo haría y creo con todo mi corazón que las mamás que pueden hacerlo son privilegiadas, porque no se pierden ni un segundo de sus bebés. Aunque las mías están en el mejor lugar en el que podrían estar y con los mejores cuidados, yo no estoy con ellas y me pierdo de esos pequeños momentos que son los que están construyendo sus vidas. Sin embargo, no tenemos esa opción porque tener a mis bebés también es tener una gran responsabilidad para darles todo lo mejor y eso, además de tiempo y amor, requiere dinero.

Con ese principio de realidad, intento hacer lo mejor de la situación. Cada día disfruto el momento de abrazarlas y darles la bendición antes de salirme a trabajar. Cada día atesoro los momentos en los que me siento bien con lo que hago en mi trabajo y me lleno de los buenos momentos y de los éxitos y satisfacciones. Cada día corro de regreso a verlas, a abrazarlas, a platicarles y a pasar tiempo de calidad, si es que no puedo dárselos en cantidad.

Cada fin de semana nos despertamos muy tempranito a darles el biberón, a dormir 5 minutos más con ellas acurrucadas en los brazos, las bañamos y las vestimos hermosas para pasear con ellas, cambiamos miles de pañales, damos quinientas mamilas, las llenamos de besos y abrazos, cargamos hasta con el perico y trato con todo mi corazón de absorber todas sus miradas, sus sonrisas y la paz y la felicidad que irradian.

El fin de semana no descanso nada, pero no me importa porque me lleno de mi familia… Ya descansaré el lunes con el silencio de la oficina y mi café caliente.

Sígueme en @la_new

Anuncios

10 pensamientos en “Llegó el fin de semana para ¿descansar?

  1. Me encantó este blog, no hace más que hablar de la verdad, del amor y de la naturaleza de ser mamá. Felicidades con saber conciliar la familia con el trabajo, tarea nada fácil y muy admurable. Gracias por compartir!!!

  2. Pingback: Lujos de fin de semana | La_New

  3. Gracias por compartirlo … De verdad describiste cómo me siento en este momento! Es una aventura increíble y que cambia 360ª nuestras vidas! Cansado si, pero es el más puro y grande amor que jamás imagine sentir!

    • Gracias por visitarme por aquí y qué bueno que te identificas… Creo que es un tema universal y una dualidad que vivimos todas… Nunca estuvimos tan cansadas, pero tampoco nunca estuvimos tan satisfechas, felices y llenas de amor. Te mando un beso 🙂

  4. Ja – ja – ja Yo pensaba (ingenua mujer) que llegando el fin de semana, con marido en casa, el cuidado de Melissa se relajaria un poco… Sorpresa!! Es doble trabajo, doble almuerzo, niña llorando porque Mamá es la que sabe horarios, trucos, actividades del dia y tu sabes, todo lo demás, osea que ni pensar en siesta o algo para olvidarme un rato. Ya trabajo en la educación del Padre para que al menos domine los trucos secretos de la muñequita de la casa. Saludos,

    • Muy bien!! La educación del Padre es básica!! De cualquier forma, fines de semana trabajamos doble… Ni modo, ya descansaremos el lunes en la oficina, jeje!
      Un abrazo y gracias por visitarme por acá!

  5. Pues si, estoy de acuerdo. Una vez me dijo una amiga que trabajar era para ella “sus vacaciones” y yo no entendía nada, ahora lo entiendo, creo que sí necesitamos nuestro espacio. Yo ahora ya tengo superado lo de los fines de semana pero antes, bueno, por ahi del viernes a ls 4pm cuando se me iba la ayuda me empezaba a dar un infarto, jaja novata que era 😉

Me encantaría conocer tu opinión; deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s